jueves, 27 de marzo de 2014

Pude


Pude levantarme y escribir un poema
pero no, elegí quedarme una horas más en la cama. 
Pude, bien que pude, contar las anémonas
del espejo
o cortar un millar de nenúfares
y regalar un ramo matutino
a quien tanto amo,
pero no, decidí quedarme en la cama.
Pude dormir
o doblar servilletas para el ágape de la nueva primavera,
cantar una canción a la esperanza
pintar una acuarela indolora
pero no, terminé por volver a la cama.
Pude no regresar a la cama
y no llorar por cierta película,
limar las arrugas del techo,
tomar un café con azúcar
o fumar un cigarrillo que fuera el ultimo
pero no, decidí volver a la cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada